La calidad de datos como prioridad: México abanderando el Open Data

  La Administración Pública Federal posee una extraordinaria riqueza de información. El libre acceso a ese conjunto de datos públicos permite a ciudadanos y empresas  conocer los puntos clave que definen la marcha y evolución del país, además de asegurar una mayor transparencia, colaboración y participación de las instituciones. La divulgación de dicha información estimula también la innovación y el emprendimiento, creando nuevas oportunidades económicas. Efectivamente, hablamos de Datos Abiertos, datos digitales de carácter público generados por las dependencias y entidades de la Administración Pública Federal y empresas productivas del estado, que son accesibles en línea, y pueden ser usados, reutilizados y redistribuidos por cualquier interesado. Para tener la consideración de “abiertos”, el Diario Oficial de la Federación estipula que los conjuntos de datos deberán contar con una serie de características mínimas: ser gratuitos, no discriminatorios, de libre uso y legibles por máquinas, por lo que deberán estar estructurados total o parcialmente. Asimismo, deben ser integrales, primarios, oportunos y permanentes. México,  a la cabeza en open data En pocos años, México ha desarrollado e implementado una ambiciosa Política Nacional de Datos Abiertos. Dicha política está destinada a crear valor a partir del uso y la reutilización de datos públicos por parte de cualquier persona y para cualquier fin. De este modo, desde el gobierno federal, se han puesto en marcha diversas acciones como el Decreto Ejecutivo de Datos Abiertos, el Portal de datos abiertos o la iniciativa de desarrollo económico Labora, para fomentar la apertura de datos en beneficio de la economía digital. Este compromiso con la apertura de los datos del sector público ha quedado reflejado en la...